Navigation Menu+

Calamares en Casa Manolo

Posted on Abr 24, 2015 by in Entrantes | 0 comments

EL AIRE DE LA CALLE, por Luis

Hace ya muchos años que empecé a frecuentar este bar. El motivo primero, creo, fue visitar a nuestro amigo Mulero (Manu), que los fines de semana a mediodía cruzaba la barra para, a los mandos del  grifo, tirar la cerveza fresquita dentro de los sedientos vidrios. Éramos más jóvenes entonces, y casi siempre en su cara se adivinaba el cansancio, huella de la juerga de la noche anterior. De esto hace ya muchos años, les decía. Manu se fue y Clarita tomó el relevo. Junto a ellos siempre Ángel, dueño, cocinero y alma de este local que aún no sé por qué se llama Manolo.

Ahora Clarita tampoco está, pero Ángel sigue obsequiándonos con su talento y destreza al frente de la plancha y las sartenes, de las que solo sale el producto una vez alcanzado el punto perfecto para vestir el plato. Desnudarlo ya es tarea nuestra, bendita labor. 

Elegir entre sus mariscos, cocidos o a la plancha, pero siempre frescos, o, quizás, las frituras (boquerones, calamares, chopitos…) es lo más arduo que ofrece el Casa Manolo. Y es que aquí se continúa una tradición ya casi tristemente perdida, al menos en Madrid. Cuando el tiempo acompaña se puede coger el vidrio y el plato y salir a degustarlo a la calle. En el banco de enfrente o apoyado en algún capot cercano, como marcan mis recuerdos de niñez, de un Madrid siempre más joven, más oscuro, siempre más canalla. Así era en Riaño templo de los recuerdos de los más sabios cerveceros. Y así es aquí, muy cerquita, en la paralela Gaztambide. 

El sitio no es para servir bodas, pero nadie que aquí se acerque lo pretende. Con la mejor Mahou y sus muy fieles parroquianos aquí se estila el desenfado, la risa y el bocado. Pero lo que hasta aquí nos ha traído era hablarles de los calamares, que me pierdo. Son rebozados, también llamados a la romana, y están cojonudos. Tienen un no sé qué que los hace diferentes. Cortados en anillas gordas y servidos con profusión, ofrecen una textura a la que sólo iguala el sabor.  

Probadlo, y cuando vayáis, decid que vais de nuestra parte. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

shared on wplocker.com