Navigation Menu+

Callos en Casa Ciriaco

Posted on Feb 8, 2016 by in Segundos | 0 comments

DESDE 1906 DANDO EL CALLO

“Sin duda alguna es cuestión de mérito, y hasta de maravilla, que partiendo de unos ingredientes y de una materia prima muy poco propicia, y hasta canalla, pueda lograrse una transmutación tan sorprendentemente exquisita como la que resulta de unos buenos callos. La muy antigua cocina de casquería sabe, desde tiempo inmemorial, obrar ese milagro. Ya Homero cuenta en “La Ilíada” que las tripas asadas fueron plato principal en el banquete funeral de Aquiles. Y el romano Apicio, autor del más antiguo recetario conocido, no dejó de incluir entre sus propuestas una complicada receta de callos.

Sí, los callos son un plato señor, de compleja y paciente elaboración, de prosapia antigua, al que sólo las prisas y urgencias de los nuevos tiempos amenaza con arrumbar, al menos en su versión casera y doméstica, que sin duda es la más brillante…” escribía el gran gastrónomo Manolo Méndez. Posiblemente quién mejor ha escrito de estas cosas del comer. 

Gracias a Dios, quién no haya resuelto la forma de solucionar “las prisas y urgencias de los nuevos tiempos” podrá encontrar aquella “versión casera y doméstica… sin duda, la más brillante” en muy distintos establecimientos que la elaboran como tal, para que nosotros la disfrutemos. Pues es intención de esta web rendir homenaje continuo a todos aquellos que con enorme cariño suplen nuestra falta de tiempo y conocimiento. Eso es la cocina, cariño y cultura, cabría añadir. Algunos como Ciriaco, que llevan más de 100 años dedicados a este noble oficio, transmiten parte de la cultura e historia de un pueblo. En este tiempo ha sido testigo de muy diversos avatares. Desde la planta de arriba del restaurante Mateo Morral lanzó su regalo de bodas, camuflado en flores, a Alfonso XIII. Veinticinco personas perecieron. Todavía hoy sitios como Ciriaco nos recuerdan qué fuimos, qué somos y qué estamos a punto de olvidar. En sus extraordinarios callos, especialmente melosos, se logra transmitir su mimo al tiempo… al cliente, a nuestra cultura. Solo un consejo, empujad con pan. 

Probadlo. Y cuando vayáis, ya sabéis, decid que vais de nuestra parte.

CASA CIRIACO – CALLE MAYOR Nº 84

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

shared on wplocker.com